Túnel de La Línea: por fin está lista la megaobra

El túnel de La Línea, que comunicará al centro y al occidente del país a través de la cordillera Central, será inaugurado este viernes 4 de septiembre: 11 años después de su adjudicación, 15 años desde la excavación del túnel piloto y más de un siglo desde el primer trazo de esta conexión, en 1913. Si hay una obra de infraestructura que varias generaciones del país han vivido, pero también sufrido, ha sido esta.

El túnel, de 8,65 kilómetros, que será el más largo de América Latina y que operará solo en el sentido Buenaventura-Bogotá, reducirá en 50 minutos el trayecto y, cuando esté completa la doble calzada entre Cajamarca y Calarcá, el ahorro en el tiempo de viaje será de una hora y media.

El costo del proyecto, que no solo se trata del túnel sino de las obras anexas en el Tolima y en Quindío, tendrá en total una inversión de 2,9 billones de pesos, según el Instituto Nacional de Vías (Invías).

Luego de las fuertes vicisitudes de los últimos cinco años, que llevaron a que el contrato del túnel principal (Segundo Centenario) se caducara, el proyecto se frenara y se hicieran contratos nuevos en 2018 para reactivar la obra, por fin verá la luz.

Además del túnel principal de 8,65 kilómetros, también entrará en funcionamiento un túnel de rescate, de 8,5 kilómetros, con las 17 galerías que lo conectan con el principal; tres túneles cortos en el sector del Quindío que sumados miden 1,8 kilómetros, cinco puentes o viaductos y 13,4 kilómetros de doble calzada, mediante la habilitación en un solo sentido de la vía existente, entre Cajamarca y Calarcá, para subir el conocido alto de La Línea y descender hacia el Quindío.

Es decir, quienes vayan hacia el occidente del país deberán continuar subiendo al alto de La Línea. De acuerdo con las cifras del Invías, los costos asociados solamente a la construcción del túnel principal, cuyo contrato se inició en 612.132 millones de pesos, sumaron finalmente más del doble, llegando a 1,43 billones de pesos e incluyendo adiciones de obra como un revestimiento diferente, tribunales de arbitramento, urgencias manifiestas para retomar las obras, adecuaciones y el contrato para la terminación del ducto principal, entre otras.

Pero la inversión total del tramo que entra en servicio en esta primera etapa asciende a los 2,17 billones de pesos, valor que resulta de agregar rubros como la excavación del túnel piloto, su adecuación como túnel de rescate y la compra e instalación de equipos electromecánicos para el funcionamiento de la infraestructura.

Aunque el contrato para la excavación del túnel principal se firmó en 2009, el comienzo real del proyecto se dio con la excavación de un túnel piloto, entre el 2005 y el 2008 (92 años después de que la Ley 129 de 1913 ordenara hacer el primer trazo), cuyo fin fue conocer con mayor precisión las características geológicas e hidrográficas de la montaña, y convencer a los posibles oferentes acerca de la viabilidad de la iniciativa.

Inauguración del túnel de la línea: noticias de Colombia

Los líos en la obra

Y aunque, según la entidad, para 2009, además de la licencia ambiental, la licitación del túnel tuvo insumos como estudios y diseños de la fase 3, el túnel piloto y otros estudios complementarios como los de geofísica, registros de la época muestran que desde 2014 comenzaron las dificultades y diferencias con el consorcio constructor, al mando del empresario Carlos Collins.

La tensión fue creciendo y en medio de peticiones de plazo para terminar la obra, a finales de noviembre de 2016 el Invías decidió no dar más largas y caducó el contrato.

A juicio del Invías, entre 2010 y 2016 hubo modificaciones contractuales que generaron ciertos beneficios al contratista, porque se le dejó de pagar por hitos terminados y se empezó a hacer por actividades unitarias ejecutadas.

Y ante el abandono de las obras se hicieron nuevas contrataciones con un nuevo presupuesto, en diciembre de 2018. Esto, luego de un proceso en 2017 que también fue difícil porque la primera licitación resultó desierta y al proceso final solo llegó un oferente: el consorcio La Línea (Conconcreto y CSS Constructores).

Pasada esa página, la entidad explica que en los últimos dos años se hicieron los nuevos contratos para la doble calzada de 30 kilómetros, que mejoran la conectividad Calarcá-Cajamarca, se terminó el túnel principal y se avanza en la construcción de la doble calzada por Tolima y Quindío.

Be the first to comment

Leave a comment

Your email address will not be published.


*